Los amortiguadores de impacto son dispositivos específicamente diseñados para salvar vidas, produciendo una deceleración progresiva y controlada ante el impacto de un vehículo.

Una de las características más importantes los dispositivos que pone en el mercado PROIN es que son fácilmente reparables, mediante sustitución de las piezas dañadas tras el impacto.

En PROIN disponemos de kit de reparación de manera que en un tiempo record, sin maquinaria específica y a un precio que ronda el 30% del valor de adquisición, se ofrecen los mismos estándares de seguridad que con el amortiguador de nueva instalación.